Lunes, 14 Octubre 2019 12:05

"Por la audacia de nuestro compromiso a favor del trabajo decente"

"Por la audacia de nuestro compromiso a favor del trabajo decente"
"El trabajo debe garantizar el sustento personal y familiar, salvaguardar los derechos sociales... Porque  admitimos la precaridad en el trabajo, no siempre construimos la solidaridad con los trabajadores empobrecidos, no siempre valoramos el trabajo de todas las personas, hoy oramos por la audacia de nuestros compromisos en favor del trabajo decente". Más de doscientas personas se congregaron bajo esta intención en la vigilia de oración que tuvo lugar, durante la tarde del pasado viernes, en la parroquia de Nuestra Señora de la O, en respaldo a la conmemoración -el pasado 7 de octubre- de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente.
 
El acto, que contó con la asistencia de numerosos militantes de la HOAC y la JOC, voluntarios de Cáritas y miembros del Movimiento de los Focolares, junto con personas vinculadas a la Pastoral Obrera y a la comunidad parroquial, estuvo presidido por el párroco anfitrión, José Antonio Jiménez, el delegado diocesano de Migraciones y párroco de San José Obrero en San Juan de Aznalfarache, Joaquín Castellón, y el sacerdote Manuel Mallofret, históricamente vinculado a la Pastoral Obrera. Entre los participantes, estuvieron presentes Diego Márquez, delegado diocesano de Pastoral Obrera, y Mariano Pérez de Ayala, director de Cáritas Diocesana.
 
La oración, centrada en el evangelio de San Mateo, se realizó bajo el signo del Cirio Pascual, con diversas plegarias y momentos de reflexión en torno "a la fuerza y el poder de los trabajadores organizados al servicio del bien común", "al desarraigo del paro" y a la "defensa del trabajo decente, expresión de la dignidad esencial de todo hombre y mujer". Como trasfondo, el recuerdo permanente a la situación de los trabajadores en paro, precarios y empobrecidos, de las mujeres víctimas de acoso y explotación, y también de los que "defienden a los trabajadores, especialmente a los más vulnerables, y colaboran a crear una conciencia colectiva de la dignidad del trabajo".
 
Tras el encuentro de oración, los participantes se concentraron en un gesto público en la plaza del Altozano, donde se dio lectura al Manifiesto ante la Jornada Mundial por el Trabajo Decente. Con su lectura, se reclamaron "nuevas políticas sociales y educativas en igualdad entre hombres y mujeres", con la atención prioritaria a las personas más descartadas y exclusidas", "la dignificación de los cuidados",  "el derecho a la conciliación" y la garantía de la seguridad laboral, entre otras. El acto concluyó con la reafirmación del compromiso de los participantes en el "acompañamiento a las personas que padecen esta dura realidad social y sus efectos deshumanizadores". "Nos sentimos llamados a estar alertas para denunciar, desde la ternura, la compasión y el estilo de vida de Jesús de Nazaret, la denigración que están sufriendo la persona y el trabajo".
 
La Jornada Mundial por el Trabajo Decente
 
La Jornada Mundial por el Trabajo Decente se celebra desde 2008 convocada por la Confederación Sindical Internacional. Este día organizaciones sociales, sindicales y ciudadanas de todo el mundo reivindican el trabajo decente como elemento central de un modelo económico centrado en las personas. La conmemoración cuenta desde 2015 con el respaldo de las organizaciones eclesiales integradas en la campaña #IglesiaporelTrabajoDecente: Cáritas, Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica (JEC) y Juventud Obrera Cristiana (JOC).
 
En la diócesis de Sevilla, la campaña está impulsada por la Acción conjunta contra el Paro, que presentó el pasado día 9 un informe-memoria sobre sus primeros cinco años de andadura.